martes, 8 de septiembre de 2020

Vía Capricornio, Pared Roja del Rincón de Bonanza (Orihuela)

Todavía es verano, y es más agradecido escalar por la tarde que pegándonos el sol en la chepa. Tras acabar las vías del Momiot, y con ganas de entrarle a las paredes del Rincón de Bonanza, que tantos años nos han estado prohibidas, tomamos la decisión de entrarle teóricamente a la más fñacil del sector de la Pared Roja: Vía Capricornio.

Obra maestra de Mariano Lozano y de José Matas, abierta en el 78, y con una pinta muy buena.


 La aproximación no está clara, ya que hace muchos años que no se escala en la zona y las sendas de escaladores se han perdido, decidimos subir por el PR desde la caseta forestal, hasta llegar un momento en el que el sedero sale a un espoloncete y más arriba hace un giro a derecha, en ese punto decidimos tirar hacia la izquierda sin perder altura, no hay senda, pero se intuye un posible camino hasta la base de la pared. Una vez allí, continuamos por toda la base de la pared hasta la cueva de las vías deportivas, hacia la izquierda. Nuestra vía comienza justo a la izquierda de la cueva.

El comienzo está marcado con una flecha, que al principio nos costó ver, un poco por la vegetación y otra por el contraste del sol. Nuestra sorpresa fue ver parabolts en la vía, por su estado deben ser de principios a mediados de los 90, pero te ayudan mucho a seguir la vía (no toda).

El L1, sube buscando una pequeña torre, y desde ahí hace una gran travesía algo delicada (la roca está muy lavada), al salir de la zona más pulida, viene una sección de diedro que nos llevará a la R1 (un poco más alta que en el croquis original).

El L2, se queda un poco más corto de lo normal, pero es interesante. La vía Andrómeda va por todo el diedro, y la Capricornio va siseando entre los diedros. Nada más salir de la reunión, subiremos un poquito del diedro para luego ir a la derecha, por una placa, para luego (en el segundo parabolt) volver a cruzarse a la izquierda y salir por fuera del diedro. La reunión es muy buena, una repisa, donde podemos ver inscripciones de otras vías.

 

 

 

 El L3, es una gran travesía de derecha y luego de izquierda, el arranque es por una placa protegida con parabolts, pero el original es por el diedro. Al atravesar, aun veremos clavos originales (incluso con el cordinito blanco de llevarlos en el mosquetón), siendo el paso más complicado el que hace la vuelta a izquierda, que es un poco a lo bestia. El largo continúa por diedro muy próximos a una línea de parabolts de enderezamiento de la vía, los cuales se pueden chapar bien.

El largo final, el L4, nos lleva por una súper laja que suena muy muy hueca, pero que al final nos resistió (no creo que caiga). Al montarnos en ella, veremos los dos clavos situados a nuestra derecha y que son nuestro destino. Roca pulida, muy pulida, y que hacen que ese paso de V sea más un 5+/6a. Nosotros optamos por la salida hacia la izquierda ligeramente hasta llegar a la reunión. De ella habían quitado las dos chapas, pero las hemos repuesto.

 En resumidas cuentas, una súper vía, abierta por unos maestros y con una visión del terreno de juego impresionante. Nosotros empezamos sobre las 6 de la tarde a escalar, y salimos ya a las 9 de la noche. Atención al horario. Ya la han repetido Ignacio Cecilia y Paco Bernal, otros máquinas.

Disfrutarla, topo para su uso.


viernes, 4 de septiembre de 2020

Guías de Escalada de la Pared Negra (V2.1) y del Momiot (V1) (Orihuela)

Como muchos ya recordaréis, llevamos enfrascados en el proyecto de recopilar todas las rutas de escalada de la Vega Baja y sacarlas a la luz escalándolas y reseñándolas en foto, y está siendo una tarea difícil pero muy gratificante.

Para el nuevo proyecto, la guía del Momiot Llevantí, se han puesto manos a la obra otros escaladores como Félix Gómez de León o Mariano Lozano, como ejemplos, pero muchos más, lo que ha facilitado mucho la tarea de recopilación y de dibujado de las vías (aunque las hemos escalado totas para verificar cosas y ver los secretos de la pared).

Os dejo los enlaces a las dos guías editadas, la de la Pared Negra ya se hizo en papel, pero la del Momiot esperemos que se haga pronto.

 https://bit.ly/3bttjFn

 https://bit.ly/2EYxEVh

Disfrutarlas, y en caso de encontrar algún error o modificación, os rogamos nos lo hagáis saber para arreglarlo en las guías lo antes posible.

David Mora y Elías Abad.

 

jueves, 18 de junio de 2020

MOMIOT LLEVANTÍ: Pasado, presente y un estupendo FUTURO.

Esta pequeña pared, situada a la izquierda de la Pared Frontal, ha sido uno de los sectores donde se ha desarrollado una árdua labor de restauración.
Una de las primeras acciones que se tiene que hacer para poder localizar las vías abiertas en un sector, es localizar todos los croquis antiguos, cosa que cuesta un montón, ya que muchas veces ni se hicieron. Y luego, lo mejor, escalar todos los itinerarios para poder situarlos con la mayor exactitud posible.
Desde finales de diciembre del 2019 hasta este mes de junio, escaladores como Félix Gómez, Mariano Lozano, Manolo Pomares, Mirón y Ángel Cerrillo, han estado restaurando las vías abiertas entre los 70 y los 80. Hemos de agradecerles esa labor, ya que es una forma de recuperar la historia de nuestra escalada, a veces ingrata y otras muchas, muy satisfactoria, pero que al final hace que todos aprendamos algo de la escalada, la de ayer y la de hoy, para un mañana.


Elías y yo ya nos planteamos comenzar con esta pared por el 2018, pero por cuestiones personales, no pudimos hacer nada. En su lugar fue Félix el que tiró la primera piedra restaurando su vía "Amnistia" y dándole un nuevo toque evitando zonas muy rotas, para seguir por la vía "Nena", una verdadera joya. Mariano Lozano nos deleitaba con un nuevo itinerario (la salida es de la Pomares/Agulló) llamado Turkana, al cual le podemos dar 6 estrellas de 5 posibles. Y para rematar, Manolo Pomares restaura la "Pomares/Agulló" junto con Mirón y Ángel Cerrillo, pasándo el primer largo por una zona mucho más estética que la original (que surcaba un techo).

Durante este junio, Elías y yo le hemos metido mano a la pared restaurando la vía "La Cueva" y "La Coveta" (en esta no se ha puesto nada extra), al igual que hemos escalado otros itinerarios para resituarlos e intentar buscar las líneas que quedan pendientes de localizar. Y como colfón a los arañazos, escalamos la canal central de la pared, un verdadero peeling. Tras la escalada, sabemos que por lo menos hace 40 años que no se repite, ya que no se ven clavadas ni hay restos de material ni indicios visibles de haber sido escalada (sobre todo por la vegetación).
Tenemos pocas dudas, pero hay algunas que nos corroen, la primera de ellas es situar las vías Quiles/Botella (año 74) y la Botella/Piñol (año 75), pero buscando evidencias y siguiendo las descripciones del artículo de la revista Desnivel, no coinciden, y hay grandes posibilidades de que casi sean las mismas.
Por otro lado, una flecha fantasma que hay a la derecha de la "Lucas", en una chorrera gris, bueno, no pasa nada, lo descubriremos con el tiempo.

Os dejamos una panorámica del Momiot para que comencéis a escalar las vías, que es una pared excelente para verano, ya que a partir de las 5 da la sombra y suele soplar una buena brisa.
29/6/20: Tras hablar con los aperturistas de las vías en dudas, Rafael Botella y Pedro Quiles nos confirman que no existe una Botella/Piñol en el Momiot, pero si más cerca del "Paso del Gato", y que la Quiles/Botella sale por la gran fisura entre la XL y la Marta, la cual escalamos el viernes 19 de junio.

miércoles, 8 de abril de 2020

Arnés para Vías Ferrata JESTER de Edelrid



Hace unos meses, tuve el placer de que me cediesen uno de los nuevos modelos de arnés diseñado específicamente para vías ferrata.

El arnés Jester, el cual tiene dos versiones, el Jester Comfort y el Jester.
Estos arneses son una innovación por parte de Edelrid, añadiendo en el interior del arnés la cinta disipadora, eliminando el engorroso dispador exterior.

Las diferencias entre ambos son evidentes, el Comfort tiene una mayor protección lumbar, tiene portamateriales, tiene un antigiro en los brazos del disipador y los mosquetones OneTouch II. He usado anteriormente disipadores de Edelrid con mosquetones OneTouch, y me han parecido lo mejor para su uso con niños, ya que están adaptados al tamaño de mano del niño y nunca se ponen los dedos delante del gatillo, lo cuan a veces es un problema, con pellizcos y sobre todo a la hora de poner los mosquetones.

Yo he estado usando el arnés Jester normal, llegando a unas pequeñas conclusiones:


Pros:
- El arnés es extremadamente cómodo, de llevarlo, cuando andas con él y cuando te cuengas. Ajusta muy bien a la cintura y a las piernas.
- Los brazos elásticos, al eliminar la parte disipadora (está dentro del arnés), quedan más cortos y el conjunto resulta mucho más cómodo de usar, sobre todo cuando tienes que hacer los cambios de cable, y sobre todo para los niños. Los niños tienen brazos más cortos y les resulta más incómodo usar un disipador tradicional. Al haber menos peso en la parte delantera del arnés y estar más repartido en el frontal del arnés, la progresión es mucho más cómoda (menos elementos que molestan a la hora de escalar las vías ferrata).

- Los mosquetones Tritón son muy cómodos de usar también, y aunque los anteriores (One Touch) eran mejor para los niños, éstos no generan ningún problema para las manos pequeñas.
- Es un arnés ideal para empresas de turismo activo, ya que no puede generar errores de manejo en el usuario, tanto a nivel alquiler como de guiado. Todo el conjunto está unido y no se pueden separar elementos, esto implica que no es posible ponerse el arnés al revés, que el disipador estará siempre bien colocado.

Contras:
- El arnés no es polivalente, solo sirve para hacer vías ferrata, lo que puede limitar mucho la venta a particulares que hacen otras actividades.
- He comprobado que a simple vista, si no conoces el arnés, la gente piensa que no llevas disipador y puede generar confusión. Es cierto que el usuario debe informarse y formarse antes de realizar cualquier actividad de montaña.
- Al estar los brazos disipadores cosidos al anillo ventral, hay que tener cuidado a la hora de poner elementos en los laterales del anillo, ya que el arnés funciona de manera simétrica (al caer, se produce un reparto al 50% entre las secciones disipadoras del arnés). Si se usan elementos externos como cinta de reposo, posible encordamiento de un cliente, puede tirar más de un lado que de otro del arnes.
- El arnés Jester no lleva ningún porta-materiales, sin embargo, el Jester Comfort, si los lleva.

Una de sus principales características positivas que veo, es que es muy simple, y fácil de usar, y que puede ser un elemento muy importante para las empresas de turismo activo que hacen muchas ferratas (el precio de arnés y disipador juntos, no en muy diferente al Jester) al garantizarse que el cliente, que alquila o usa el material, lo hará sin fallos.

Buenas escaladas